Archivo por autor

Envejecimiento Cerebral

human cerer

El cerebro es, sin duda, el órgano más complejo de nuestro cuerpo. Muchas veces ha sido comparado con un ordenador, pero es mucho más complejo que cualquiera de los creados hasta la fecha. El cerebro permite la realización de un número increíble de funciones y tareas: no solo hace posible pensar y razonar, sino también soñar y emocionarnos. A través de los sentidos, recibe un enorme flujo de información del mundo que nos rodea, la procesa y le da sentido.

Es, además, el responsable de controlar la temperatura corporal, la presión arterial, la respiración, el habla, el movimiento, la circulación sanguínea o la digestión, entre otras funciones.

El cerebro adulto pesa, de media, entre 1.300 y 1.400 gramos. Aunque las cifras son muy variables a lo largo de la vida, contiene unos 100.000 millones de neuronas y aún una cantidad mucho mayor de sinapsis que permiten que las neuronas se conecten entre sí.

envej cereb

Con el paso de los años las transformaciones estructurales del cerebro se traducen en una disminución del tamaño, peso y volumen del mismo, así como la aparición de lesiones isquémicas en los sujetos normales con más de 65 años.

En circunstancias normales el peso medio máximo del cerebro se reduce hasta un 10-15 % a los 90 años respecto al peso que tenía a los 25-30 años. Las paredes de las grandes arterias se engrosan por los depósitos de distintas sustancias, por lo que pierden elasticidad, haciendo que el sistema sea más vulnerable a procesos vasculares patológicos.

 

En la actualidad, a diferencia de antiguas convicciones, se habla más de cambios que de pérdidas celulares. Anteriormente se creía que el envejecimiento estaba asociado a una pérdida irreversible de neuronas de la corteza cerebral a lo largo de toda la vida adulta. Hoy en día, con más sofisticados sistemas de medición, se tiende a pensar que se producen cambios de empequeñecimiento de las neuronas.

 

El cerebro está compuesto por células nerviosas llamadas neuronas. Cuando tomamos decisiones y experimentamos emociones, las neuronas se conectan entre sí mediante una complicada mezcla de procesos químicos y eléctricos llamada sinapsis.

 sinapsis

Asimismo, durante el proceso de envejecimiento, algunas neuronas «se encogen», especialmente las más grandes, en áreas importantes para el aprendizaje, la memoria, la planificación y otras actividades mentales complejas.

Estos procesos de cambio, normales en el envejecimiento, tienen un impacto en el cerebro. Una persona mayor sana suele experimentar un pequeño declive en su capacidad para aprender cosas y para recuperar información, como por ejemplo recordar nombres. Las tareas complejas de atención, aprendizaje y memoria son de las más vulnerables. Sin embargo, dedicando el tiempo suficiente a realizar la tarea la mayoría de personas mayores sanas pueden rendir tan     competentemente como otras más jóvenes; es decir, básicamente se produce un enlentecimiento cognitivo.

Gran efectividad de las intervenciones psicológicas para prevenir el consumo de alcohol en adolescentes

INFOCOPONLINE. Fecha de publicación 20/02/2013

Recientemente se han publicado, en la revista JAMA Psychiatry, los resultados de un gran ensayo controlado, realizado en Reino Unido, en el que se ponía a prueba un programa con intervenciones psicológicas cognitivo-conductuales, dirigido a prevenir el consumo de alcohol en adolescentes.

El estudio fue promovido por la organización benéfica de Reino Unido, Action on addiction (Acción sobre la adicción) y fue dirigido por Patricia Conrod (del King’s College London’s Institute of Psychiatry), en colaboración con la Universidad de Montreal y con el Hospital Universitario Sainte-Justine (Canadá).

En este ensayo participaron 21 colegios de Londres, que fueron divididos en dos grupos de forma aleatoria: 11 escuelas recibieron el programa de prevención puesto a prueba, consistente en una serie de intervenciones psicológicas breves individualizadas según las características de personalidad de los alumnos (grupo 1); y otras 10 escuelas recibieron la intervención habitual que se viene realizando en Reino Unido, que consiste en charlas en clase sobre los efectos nocivos para la salud del consumo de alcohol y tabaco (grupo 2).

La muestra estaba formada por 2.548 estudiantes cuya media de edad era 13,8 años. Los participantes fueron clasificados en dos grupos, en función de su alto o bajo riesgo a desarrollar un problema con el consumo de alcohol en el futuro. Los sujetos clasificados como alto riesgo (AR) tienen características de personalidad como: ansiedad, desesperanza, impulsividad o tendencia a la búsqueda de sensaciones. Tras su clasificación, se les hizo un seguimiento de su consumo de alcohol durante más de 2 años.

De las 11 escuelas en las que se impartió el programa de intervención, 709 alumnos con personalidad de alto riesgo, asistieron a dos talleres en los que se les entrenaba en el aprendizaje de estrategias cognitivo-conductuales para manejar mejor sus rasgos de personalidad, ayudándoles a tomar buenas decisiones por sí mismos. Dependiendo de cada perfil aprenderán herramientas dirigidas a manejar los niveles de ansiedad, a gestionar sus reacciones pesimistas o para controlar la tendencia a reaccionar de manera impulsiva o agresiva.

Respecto al conocimiento de los encuestados acerca de la depresión, se encontró que este es bastante bajo, ya que sólo el 33% identifica el olvido como un síntoma de esta enfermedad, el 44% la indecisión y el 57% la dificultad para concentrarse. Los síntomas que mejor identifican son el estado de ánimo bajo o la tristeza.

Los resultados muestran que este nuevo enfoque de intervenir en la salud mental, para prevenir el consumo de alcohol es mucho más exitoso, que la estrategia consistente en dar información general sobre los peligros del alcohol a los adolescentes. Después de 2 años, los estudiantes de alto riesgo de las escuelas del grupo 1 tenían un 29% menos de riesgo de consumir alcohol, un 43% menos de riesgo de tener un consumo excesivo y un 29% menos de riesgo de llegar a tener problemas con el alcohol, en comparación con los estudiantes de alto riesgo de las escuelas del grupo 2.

Además, los adolescentes de bajo riesgo de las escuelas del grupo 1, aunque no recibieron ningún taller directamente, tuvieron un 29% menos de riesgo de consumir alcohol y un 35% menos de que el consumo fuera excesivo, frente a los alumnos de bajo riesgo del grupo 2. Estos datos indican un efecto de contagio positivo de los resultados de la intervención, al resto de alumnos de la misma escuela. Este efecto es muy importante desde una perspectiva de salud pública, ya que sugiere que los efectos de las intervenciones en salud mental en la prevención del consumo de alcohol, se puede extender al resto de la población.

Al hilo de los buenos resultados del programa, los autores argumentan lo beneficioso que sería administrar este tipo de intervenciones en las escuelas de todo Reino Unido para ayudar a prevenir el abuso de alcohol adolescente.

Fuente:

Medical News Today

Reir es saludable.

Frase del día
Loading Quotes...
Videos Interesantes

Agorafobia Parte 4

julio 2017
L M X J V S D
« mar    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31