Cuando la tristeza se instala…

Todas las personas nos sentimos tristes en algun momento. Suele durar horas, o tal vez días, aún cuando sintamos que durará eternamente.
Pero en ocasiones ese dolor parece interminable, la tristeza no se quiere marchar…

Cuando nos sentimos así es fácil que el mundo nos parezca gris e inhóspito, y no hay meta o propósito personal que nos ilusione. El pesimismo nos doblega y el dolor interior nos convierte en personas solitarias.
Cada individuo experimenta esta emoción de forma particular, dependiendo de las experiencias anteriores, del aprendizaje, del carácter y de la situación concreta que la genera. La pérdida de un ser querido, las separaciones, la frustación ante los objetivos no alcanzados suelen ser algunas de las cáusas más comunes.
Cuando este estado se prolonga en el tiempo y empiezan a aparecer otros síntomas como alteraciones del sueño y del apetito, enlentecimiento de la actividad, fatiga crónica, sentimientos de inutilidad e incapacidad, dificultades para la concentración, incluso, pensamientos suicidas ya podríamos estar ante una depresión.
Una persona deprimida experimenta una de las codiciones más duras de malestar psicológico del ser humano. Tristeza intensa, inactividad, pesimismo, insatisfacción, son varias de las razones que hacen que la persona en esta situación, se sienta muy desvalida y sin salida.
En este momento sería saludable plantearse acudir a un terapeuta que permita afrontar las dificultades personales y aprender a evitar estos estados depresivos en el futuro. Si no se lleva a cabo este tipo de intervención, la depresión puede aliviarse al paso del tiempo, sin embargo, es muy probable que pueda manifestarse y agravarse en otro momento de la vida.

Deja un comentario

Frase del día
Loading Quotes...
Videos Interesantes

Agorafobia Parte 2

junio 2018
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930