Entradas con la etiqueta ‘Psicología Clínica’

Técnica de Relajación de Jacobson

Practicar este ejercicio al menos una vez al día o antes de enfrentarse a una situación estresante ayudará al paciente a mantener un nivel bajo de ansiedad y a perder el miedo a ciertas situaciones. Esta técnica consiste en tensar los mismos músculos que se tensan en una situación de ansiedad para luego relajarlos conscientemente. Su práctica habitual permitirá lograr la relajación, incluso en situaciones que podrían considerarse imposibles en opinión del paciente. Postura de Relajación:

Recomendaciones: No contener la respiracón, apretar los dientes o los ojos. Comenzar la sesión con 3 respiraciones lentas, a modo de preparación. Cada tensión debe durar unos 10 segundos; cada relajación otros 10 o 15 segundos. Contar “1, 2, 3 …”

1.Frente: Arrugar la frente todo lo posible. Notar durante unos cinco segundos la tensión que se produce en la misma. Comenzar a relajarla muy despacio. 2.Ojos: Cerrar los ojos apretándolos fuertemente hasta sentir la tensión en cada parpado, en los bordes interior y exterior de cada ojo. Poco a poco relajar los ojos tanto como sea posible hasta dejarlos entreabiertos.Asimismo, abrirlos tanto como sea posible y relajar. 3.Nariz y labios: Arrugar la nariz y relajarla. Arrugar los labio y relajarlos. 4.Cuello (lateral): Con los hombros rectos y relajados, doblar la cabeza lentamente a la derecha hasta donde se pueda, después relajar. Hacer lo mismo a la izquierda. 5.Cuello (hacia adelante). Llevar el mentón hacia el pecho, después relajarlo. (Llevar la cabeza hacia atrás no esta recomendado). 6.Manos. Apretar los puños, se tensan y destensan. Los dedos se extienden y se relajan después. 7.Biceps y triceps. Los biceps se tensan (al tensar los biceps nos aseguramos que no tensamos las manos para ello agitamos las manos antes después relajamos dejándolos reposar en los apoyabrazos. Los triceps se tensan doblando los brazos en la dirección contraria a la habitual, después se relajan. 8.Hombros. Tirar de ellos hacia atrás (ser cudiadoso con esto) y relajarlos. 9.Espalda. Con los hombros apoyados en el respaldo de la silla, tirar el cuerpo hacia adelante de manera que la espalda quede arqueada; relajar. 10.Glúteos. Tensar y eleva la pelvis fuera de la silla; relajar. Apretar las nalgas contra la silla; relajar. 11.Muslos. Extender las piernas y elevarlas 10 cm. No tensar el estómago; relajar. Apretar los pies en el suelo; relajar. 12.Estómago. Tirar de él hacia dentro tanto como sea posible; relajar completamente. Tirar del estómago hacia afuera; relajar. 13.Pies. Apretar los dedos (sin elevar las piernas); relajar. Apuntar con los dedos hacia arriba tanto como sea posible ; relajar. 14.Dedos. Con las piernas relajadas, apretar los dedos contra el suelo; relajar. Arquear los dedos hacia arriba tanto como sea posible; relajar. Una vez conseguida la relajación de todo el cuerpo de la forma habitual y después de haberla practicado durante varios meses intentar llevar a cabo la técnica de pie.

También es posible realizar los ejercicios de tensión y relajación de los músculos estando tumbado.

Consideraciones finales: Durante los ejercicios de relajación pueden aparecer sensaciones desagradables. Se recomienda interrumpir la técnica, relajarse y una vez relajado proseguir con los ejercicios. Asimismo pueden aparecer escenas mentales que te perturban o inquietan, lo más importante es no hacer nada y déjarlas pasar.

Imágenes extraídas del libro “Técnicas de relajación” de Joseph R. Cautela y June Groden. Editorial Martínez Roca. Han sido reproducidas en este blog sin que haya interés comercial alguno al usarlos.

Psicología Clínica y de la Salud

Matarazzo en 1980 define a la Psicología Clínica y de la Salud como “la suma de aportaciones de diferentes áreas de la psicología para el mantenimiento de la salud, la prevención y el tratamiento de la enfermedad así como el diagnóstico y la configuración de políticas de salud” Estamos ante una disciplina o campo de especialización que emplea principios, técnicas y conocimientos científicos desarrollados por la Psicología con el fin de evaluar, diagnosticar, explicar, tratar, modificar y prevenir anomalías, trastornos mentales o cualquier otro comportamiento relecionados con los procesos de la salud y enfermedad, en distintos y variados contextos en que éstos puedan tener lugar. Su actividad se ejerce en muy distintos y variados contextos, en concordancia con la complejidad y variedad del comportamiento y la actividad humana y no sólo en el ámbito restringido del Centro Clínico, del Servicio de Salud Mental o del Hospital en general, aunque estos continúen siendo los principales ámbitos de aplicación de la misma.

Cuando la tristeza se instala…

Todas las personas nos sentimos tristes en algun momento. Suele durar horas, o tal vez días, aún cuando sintamos que durará eternamente. Pero en ocasiones ese dolor parece interminable, la tristeza no se quiere marchar…

Cuando nos sentimos así es fácil que el mundo nos parezca gris e inhóspito, y no hay meta o propósito personal que nos ilusione. El pesimismo nos doblega y el dolor interior nos convierte en personas solitarias. Cada individuo experimenta esta emoción de forma particular, dependiendo de las experiencias anteriores, del aprendizaje, del carácter y de la situación concreta que la genera. La pérdida de un ser querido, las separaciones, la frustación ante los objetivos no alcanzados suelen ser algunas de las cáusas más comunes. Cuando este estado se prolonga en el tiempo y empiezan a aparecer otros síntomas como alteraciones del sueño y del apetito, enlentecimiento de la actividad, fatiga crónica, sentimientos de inutilidad e incapacidad, dificultades para la concentración, incluso, pensamientos suicidas ya podríamos estar ante una depresión. Una persona deprimida experimenta una de las codiciones más duras de malestar psicológico del ser humano. Tristeza intensa, inactividad, pesimismo, insatisfacción, son varias de las razones que hacen que la persona en esta situación, se sienta muy desvalida y sin salida. En este momento sería saludable plantearse acudir a un terapeuta que permita afrontar las dificultades personales y aprender a evitar estos estados depresivos en el futuro. Si no se lleva a cabo este tipo de intervención, la depresión puede aliviarse al paso del tiempo, sin embargo, es muy probable que pueda manifestarse y agravarse en otro momento de la vida.

Psicología Clínica y de la Salud

La Psicología Clínica y de la Salud es la disciplina o el campo de especialización que aplica principios, técnicas y conocimientos científicos desarrollados por la Psicología para evaluar, diagnosticar, explicar, tratar, modificar y prevenir las anomalías, trastornos mentales o cualquier otro comportamiento relevante para los procesos de la salud y enfermedad, en los distintos y variados contextos en que éstos puedan tener lugar.

Matarazzo en 1980 la define como “la suma de aportaciones de diferentes áreas de la psicología para el mantenimiento de la salud, la prevención y el tratamiento de la enfermedad así como el diagnóstico y la configuración de políticas de salud”

Considerada como un sub-campo especializado de la Psicología Clínica su actividad se ejerce en muy distintos y variados contextos, en concordancia con la complejidad y variedad del comportamiento y de la actividad humana y no sólo en el ámbito restringido del Centro Clínico, del Servicio de Salud Mental o del Hospital en general, aunque estos continúen siendo los principales ámbitos de aplicación de la misma.

En España su tradicional ámbito de aplicación ha sido en los gabinetes privados pero el deficiente desarrollo de nuestra red pública sanitaria y el genuino interés por ejercer la profesión de sucesivas generaciones de psicólogos han propiciado la creación y el mantenimiento de centros privados especializados en Psicología Clínica y de la Salud. Actualmente, el sector privado de la Psicología Clínica y de la Salud tiene una gran diversidad, pudiéndose encontrar desde los gabinetes unipersonales hasta centros con amplios equipos multiprofesionales.

Desde hace unos 25 años se ha apreciado una progresiva incorporación de psicólogos clínicos y de la salud al ámbito público. Con la Ley General de Sanidad 14/86 del 25 de Abril se vio reforzado su papel dentro de la Sanidad Pública y de la atención sanitaria. Su función es, en todos los casos, la de un facultativo especialista que trabaja formando parte de un equipo multidisciplinar, aunque desgraciadamente, en algunos casos, sin el justo reconocimiento.

El Psicólogo Clínico y de la Salud puede aportar elementos valiosos para la mejora de la salud de los ciudadanos en estrecha colaboración con otros profesionales.

Frase del día
Loading Quotes...
Videos Interesantes

Agorafobia Parte 2

junio 2018
L M X J V S D
« Mar    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930